LIMITANDO LÍMITES

diciembre 2, 2008

El mundo de las prohibiciones. Eso es lo que estamos creando y lo que permitimos que otros creen. Aquí la cosa consiste en coartar, limitar hasta el extremo el campo de actuación de los demás, olvidando que esas prohibiciones, creadas para otros al final nos salpicarán devolviéndonos una bofetada de opresión.

Hoy se prefiere prohibir que concienciar, devastando lo que algunos consiguieron en su lucha para que el resto lo disfrutáramos. Hoy nos estamos cargando las libertades de escupir, de pasear por la noche en la playa, o de plantar tu sombrilla por la mañana donde te dé la real gana. Sólo le ruego al cielo que no siente precedente este lamentable pavoneo de autocracia y sean muchas las playas en las que pernoctar una noche de verano para contemplar las estrellas, besar a tu amante-pareja-marido-ligue, o llorar por cualquiera de las desgracias que la vida te devuelve…..y qué coño! para hacer lo que te plazca y que no haga daño a nadie, que la mamatierra es de todos, no de un alcalde ni de un ayuntamiento…

Todo se multa, todo tiene sanción….

….Al octavo día el hombre creó un mundo lleno de límites…31

Y es que mientras nos tengan preocupados y ocupados en sortear los avatares de la tinta sobre la multa, no seremos nosotros los que nos preocupemos en escribir nuestras palabras con nuestra tinta en nuestro propio papel. Se nos despista con una bruma de preocupaciones anti-natura que nos mantiene subyugados a un mundo en el que el reloj apremia, las leyes aprietan y el miedo genera una nebulosa que atufa a neonacismo. Estas nuevas dictaduras van cerrando nuestros cercos suavemente, poco a poco, sin que apenas podamos percibirlo. Unas cámaras por aquí, una zona azul por allá, una multita por acá y ¡¡¡todos controlados!!!

Me extraña que asintamos sin decir nada, me sofoca que los niños pequeños y a los que todavía nos queda algo de niños mayores no podamos jugar a la pelota en la playa (Benidorm no verá mi culo sentado en su arena) y me irrita el silencio, la asertividad escasea y más parecemos cabezas de muñeco de un ventrílocuo que seres con cerebro y libertad de pensamiento (porque esa sí es una libertad inherente a nuestro kokote y, de momento, eso no lo coarta ni el mismísimo hitler). Me sorprende que ni tan siquiera en mis círculos más próximos se haya hablado de lo que estamos escuchando o leyendo en los noticieros, que llegue a verse como algo normal que te multen por un escupitajo en el suelo ¡¡¡¡Que somos humanos señores!!!! O es que acaso pretenden crear una raza aria en la que lo natural sea no tener flemas en la garganta y, si se tienen, tragárselas para no herir la sensibilidad de la moda glamourosa a pesar de que con eso dañemos nuestros estómagos. Se juega a comandar el comportamiento humano, se juega al control absoluto porque el resto produce miedo. Y esa es la conclusión: EL PUTO MIEDO, el peor enemigo que se ha inventado el hombre, la peor cadena a la que se aferra y que tanto mal le genera.

Hay quien teme que pensemos, porque seguramente llegaríamos a la conclusión de producir cambios, ¡¡y eso destronaría a muchos de sus acomodadas posiciones y sus posturas acomodaticias!! Así pues nos contienen en la medida que les es posible y que nosotros les dejamos, porque no nos olvidemos: En última instancia, es el pueblo el que produce el cambio. Aunque para ello, primero tengamos que movilizar algo de la moralina que nos sembraron en el cerebelo y que ha florecido en nuestras neuronas.

En el siglo XXI la dictadura viene vestida con papel de multa. Seguimos en manos de una tiranía avasalladora, intolerante y abusiva que nos va castrando suave y levemente y sin que algunos quieran darse cuenta.

Otros, por suerte, queremos darnos cuenta. ¿no es cierto?

Queremos romper cadenas

Besos y orgasmos revoltosos

Anuncios

Y SE HIZO LA LUZ

julio 23, 2008

Y SE HIZO LA LUZ…

Es probable que sepas a qué me refiero cuando hablo de un túnel oscuro, tenebroso, gélido y tremendamente inhóspito

.

Es ese mismo por el que nuestras vidas discurren cuando les toca pasar por ello, cuando, irremediablemente, has llegado a un punto en el que se hace necesario una parada en un lugar con una única puerta de salida. La puerta de la reflexión, la del debate interior, la de las miles de preguntas y las exiguas respuestas, la del castigo propio y el reproche ajeno. La de gritar, llorar, gemir con las vísceras, arrancarte las caretas y destrozar tu mundo deshaciéndolo en jirones frágiles e imposibles de unir como en su forma primigenia.

Es probable que sepas a qué me refiero cuando describo ese endiablado lugar al que tanto tememos y de cuyo resurgir nos sentimos tan agradecidos. Y es que al final del túnel siempre llega la luz. Y puede que los miedos a los que un día decidiste enfrentarte cual valiente Quijote a sus molinos nunca llegues a batir en pleno duelo, exactamente como aquel. Pero queda el consuelo de su reconocimiento, de saber que están ahí, de saberlos definir, de evitarles la censura del sueño. Queda el grato alivio de evocar su tufillo cuando se acercan, de palpar el corte cuando su filo se aproxima a tu garganta, de acatar el pánico y subsanar el dolor que provocan.

Y, a veces, cuando ese miedo se hace estanco en tu vida, una mano se tiende al final de la gruta para sacarte rápido del pasaje del terror. Y te conduce a la luz.

Y si, por fin, apareció la luz. Resplandeciente y bella. Una luz linda, cálida y puede que perfecta para cubrir tus necesidades más sencillas y más humanas.

Porque la vida no es tan compleja como nos la pintamos, porque todo lo difícil puede tornar a fácil en un sólo segundo de resplandor. Sólo se precisa una noble y gentil candela que te confirme que EL SER HUMANO ES UN SER EXTRAORDINARIO.

Gracias mi linda luz.

Gracias mi cálida candela.

Besos y luminosos orgasmos que nos llenen de amor

APRENDIENDO A AMAR

marzo 28, 2008

Retomar viejas conversaciones, retomar grandes amistades, hablar con el alma en las manos…

dscf5398.jpg

 

No hemos sido educados en el amor, la mayoría de nosotros hemos recibido una educación basada en un pragmatismo preventivo, en un “por si acaso” demoledor y aplastante, en un prevenir antes que curar que si no se aplica correctamente, puede hacernos más pupa que bien. Qué coñazo más insufrible. La capacidad de previsión, propia y característica del cerebro e inherente al ser humano, no finaliza su desarrollo hasta la adolescencia tardía, momento en el que el lóbulo prefrontal madura y nuestro cerebro alcanza su estado ideal, de manera que todas nuestras neuronas, por sí solitas, se conectan en sintónica perfección (mielinización). Con todo esto, lo que a una le dan ganas es de cagarse en el puñetero sistema educativo, el de casa, el del cole y el de todos los mayores que ¿protegían? mi mundo cuando era enana (ahora soy super-alta) y que se empeñaron en adelantar lo que mi desarrollo fisiológico por sí mismo me daría junto a las propias experiencias….y me acuerdo de Ayla cuando era chiquitita.

 

En cambio, al menos esta es la conclusión a la que ayer llegamos una bella asturiana y la que escribe tras una linda dialéctica sensorial, no hemos sido educados en el amor, no sabemos hablar con amor, nos cuesta tremendamente decir “te quiero”-o no decirlo, pero sí hacerlo-, entendiendo que eso sólo lo podemos “confesar” (qué horror!!) a los más próximos a nuestro alma, a los que comparten nuestros pedo-caca-culo-pis.

Y todo en la vida admite la metáfora del papel-regalo. Es decir, sacar los regalos sin papel nos resulta de una dificultad que roza la estupidez, tenemos que hacerlos pomposos y extravagantes. Y tanto es así que hemos acabado extrapolando el juego del regalo a nuestros propios cuerpos, nos convertimos en regalos-sorpresa porque alguien nos vendió que la envoltura, la insinuación y la expectación que ello provoca, es mucho mejor que evitar a nuestros paralelos la traducción que requiere el lenguaje de signos y códigos así como el santo protocolo que parió a todos. Y, de nuevo, tanto es así que hemos llegado a creer que somos regalos para el resto de la humanidad, nos creemos tan especiales que olvidamos que el resto también lo son, que el resto son regalos, que el resto son regalitos de la sociedad, con la coqueta -¿o, tal vez, cobarde? envoltura y la vanidosa insinuación.

dscf5607.jpg

Y, al fin, concluimos en la estúpida cobardía de la opinión ajena, o lo que es lo mismo, en la inseguridad de la propia opinión. ¿Somos cobardes o hemos sido educados en un mundo que constriñe la expresión del amor y fomenta la prevención como sistema de vida? Y, digo yo, ¿no es lo último alienarse con la corriente ácrata? Pues coño! empecemos la locura de la libertad por nosotros mismos, que no se puede hacer algo que no se siente desde las entrañas.

Y no me da miedo decirle a un amante que me enamoro de él, porque así lo siento en ese momento. Y no me atemoriza un ya no quiero verte porque me hago daño contigo. En cambio, me horroriza el que se justifica con absurdas excusas a fin de evitar un simple “¡tengo ganas de verte!¡porque te echo de menos!¡eres importante para mi!¡corre, ven pronto, porque te quiero ahora, cerca de mi!”

dscf5372.jpg

 

Y no pasa nada, señoras y señores –y esto me lo escucho con las orejas limpias de cera porque soy la primera constreñida-. No pasa nada de nada, que vamos a salir indemnes, que no hay pupas para el corazón por decir o hacer sentir lo que se siente, que si hay dolor no será porque nosotros hemos dicho lo que exactamente en ese momento queríamos decir y sentíamos por toda nuestra piel. Que el dolor llega porque tenía que llegar así como la felicidad también lo hace, y el miedo pavoroso al dolor tampoco nos permite sentir la felicidad. Que lo que dure ese sentimiento –los hay efímeros, volubles e imperturbables- hay que vivirlo, hay que sentirlo y que hay que sacarlo fuera, que hay que disfrutarlo por todos, por nosotros y por ellos.

 

Que los padres eduquen a sus hijos en el amor, en la expresión libre del amor, en la tranquilidad del amor.

dscf5454.jpg

 

Que los hijos aprendan a amar, a sentir el amor, a hablar del amor y a hacer sentir al otro su amor por él.

Que los amantes se sientan amados, que sepan amar, que sepan comunicar ese amor a cada instante, que los segundos pasan y nunca regresan, aunque no seas el hombre de mi vida, en ése preciso instante te puedo amar, aún sabiendo que mañana no habitarás mi cuerpo.

Que durmamos, despertemos, comamos, trabajemos, caguemos(nuestras almorranas lo agradecerán), follemos y arranquemos la piel del otro con amor, que hagamos el amor por todas partes y con todos.

dscf5609.jpg

Que nos sintamos, que nos mimemos, que nos juguemos el amor con amor, no con miedo, no con temor, que el amor no nos quema, porque el amor lo sentimos nosotros, y ese fuego nos quemará si lo dejamos dentro.

Que aprendamos a amarnos a nosotros mismos. Empiezo por mi!

dscf4284.jpg

QUE EL MUNDO SEA UNA ORGÍA DE AMOR.

piramidedesnudosspencertunick.jpg

Os envío millones y millones de sabrosos besos.

Os deseo millones y millones de amorosos orgasmos para vuestros amorosos cuerpos

FELIZ NAVIDAD

diciembre 24, 2007

Nochebuena! portalico.gif Navidad !

 

Hace poco me llegó un correo multidifusión con archivo .pps que me invitó a reflexionar.

Muchos hemos olvidado ya el motivo de la Navidad. La mayoría no recordamos la razón primigenia de las fiestas más consumistas que ha inventado el hombre.

En Nochebuena celebramos el nacimiento del hombre más importante, o al menos, del hombre más popular que ha pisado tierra. Celebramos el nacimiento de la revolución, del cambio y de la trasgresión. Jesús de Nazarea, la figura arquetípica del marxismo, del comunismo en estado puro y de la libertad de expresión.

 

La Nochebuena NO es la noche de papá Noel, un producto de leyendas urbanas que la fastuosa Coca-Cola inmortalizó e introdujo a todos en nuestras casas sin previo aviso ni concierto alguno.

He investigado sobre la figura de este ser que para algunos resulta conmovedora y para otros, entre los que me incluyo, resulta deleznable.

 

El germen del mítico personajillo resulta ser turco. Nicolás de Bari era un sacerdote famoso por su buen hacer, al que se santificó por sus milagros y al que muchos oraban a cambio de favores. Después de todo la fe no es más que un trueque, yo-te-rezo-y-tu-me-das, pero eso es harina de otro costal.

El caso es que cuando el colonialismo se puso de moda (moda de la que todavía no nos vemos librados) su figura se extendió por Grecia, Turquía, Rusia y Norte francés, hasta que la pandemia infectó a toda Europa. Más tarde saltó el charco y los holandeses llevaron a Sinterklaas a la ciudad de Nueva Ámsterdam, hoy conocida por Nueva York.

 

Pero Sinterklaas, o Santa Claus, no es el único. En realidad, en Italia el mito estaba a nombre de un hada a la que llamaban Befana, e incluso a nuestros niños vascos y navarros el que les visitaba era un carbonero llamado Olentzero. Al final, cada pueblo inventa sus mitos siendo lo triste del asunto su pérdida en aras del mito yankie.noel.jpg

 

Sea cual sea su nombre u origen todos son lo mismo, consumismo puro y duro, envuelto en fragancia de filantropía o altruismo o paternalismo ausente cargado de sentimiento de culpa.

Y ver la tele es horrible. Ayer, día de resaca familiar, tuve encendida la caja tonta toda la tarde, pasé horas dándole al mando en busca de anuncios publicitarios, en plan analítico-crítico. Parece ser que la Navidad es la época del año en la que las empresas se empeñan en hacerte creer que llevar un perfume te va a devolver la magia que no tienes, la sensualidad que deseas, el atractivo que anhelas e incluso el amor a primera vista al que tanto nos aferramos los ilusos convertidos tras su paso en incautos.

Hoy mi grito de guerra verbaliza la figura de Jesús. No hago aquí apología del catolicismo, sino del cristianismo. Mi única y verdadera fe. Los días como hoy, que los pasamos en familia por obligación, por derecho o por elección, deberíamos no potenciar la sobreabundancia de nuestros pequeños y de nosotros mismos, deberíamos emplearlos para recordar las hazañas del profeta reconocido en religiones distintas a la católica, para promulgar sus dogmas y aprehenderlos, para entender que no todos tienen la suerte de cenar en familia en torno a mesas que se visten de gala y deberíamos dejar la sonrisa de los enanos de la familia en manos de otras causas….cada cual que elija la suya.

miseria.jpg

Entretanto ¡Felices Fiestas a todos!

 

Besitos y orgasmos jesusianos para todos

KRYSSY

noviembre 11, 2007

Desde la tristeza que pueda sentir por lo que ha pasado, todas deseamos tu paz.

Nos conmueve tu llanto y todas gritamos a la vez fuerte, fuerte y para que te llegue cerca ¡¡TE QUIERO KRYSSY!!

Nos gustaría romper el lazo de tristeza que te envuelve, pero no podemos vulnerar las reglas de la naturaleza. Sólo esperamos que vuelva tu sonrisa cuando tus ojos dejen de hacer guiños. Siente por todo tu ser lo que ahora te toca sentir, a tu manera, como siempre sentiste cada sensación que rondó tu cuerpo. Y mima mucho a tu mamá.
medieval-07.jpg

Entretanto, mucho ánimo amiga. Aquí nos tienes.

Besitos y orgasmos para ti

Don Juan o Mr. Jalowín

octubre 31, 2007

Hubo un tiempo en el que la festividad de los santos se consagraba con obras literarias en torno a la figura de Don Juan. La pequeña pantalla proyectaba en nuestros hogares documentales y filmes de la figura ¿física o virtual? de un hombre que hizo mella en el ámbito cultural. Los teatros románticos de circo o de calle nos regalaban esa bendita obra para estas fechas. Y cuando digo hubo un tiempo, no hablo de hace miles de años, sino de unos pocos. Don Juan decae en aras de Don Jalogüinhaloween.gif. Y es que hay quien prefiere cauterizar nuestras curiosidades con complejos planes de elaboración de vistosos y supermegaespectaculares disfraces. A ver quien consigue el premio del viaje a Benidorm. Mejor lo yankie que lo europeo….

¡¡Pues yo prefiero lo europeo!!

4x330x.jpgPrefiero el Don Juan de doña Inés, según Zorrilla, el Don Giovanni de Mozart, o El burlador de Sevilla, según Tirso de Molina. El de Dalidon-juan-de-dali.jpg, el de Molière o el de lord Byron, lo mismo da que lo mismo tiene.

Son muchos los que nos han dejado pistas del insoportable narcisista, del que necesita ninfas a su alrededor que engorden su ego, del débil play boy de provincias que va de eterno seductor, del asmático que se asfixia con la dulzura del amor. El mismo que se cree hedonista pero que depende del beneplácito femenino para ser alguien, socavando su entereza en pos de un virtuoso poder de protección que no le corresponde. Intenta aparecer como el guardaespaldas de la mujer indefectiblemente exánime y endeble, le sugiere un amor que no siente y le inspira el amor de Platón. Roza el fascismo imperialista porque su anhelo se limita a engordar la lista de presas que ansían sentirse cazadas. El Don Juan es el que vende una imagen de un “alguien” para anular el deleznable ser que realmente es, ése que se siente castrado ante la amenaza de conductas afectivas duraderas.

Ja! ¡¡Cómo si el amor que se les profesa fuera eterno!!…una prueba más de lo absurdo del ser humano…su vehemente afán de protagonismo.

Don Juan, Casanova o como quiera que se quiera llamar acepta por símil la metafórica escalera. No es más que un lugar de paso de un estadio a otro. Me explico.

El que se encuentra abajo se deja abrumar por la imponente presencia de una larga escalera ascendente, el Narciso. Y a medida que la sube, nota como cada peldaño le va mermando su energía, al fin y al cabo un Don Juan no es más que un chupachupa energético. Pero cuando llega al estadio superior, cuando pisa el último peldaño y ve la luz de la calle que cruza, se siente liberado y, a veces, que no siempre, mira hacia atrás declinando su mirada porque la escalera ha quedado bajo sus pies, con todos sus peldaños, con parte de la energía que debe recargar para seguir el camino. Y a pesar de que la recarga lleva un tiempo, nunca el que la sube se plantea bajar para subirla de nuevo. Así es Don Juan, el fascista del amor. Pero cuidado, porque como él mismo diría “No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague”, y en estos casos la soledad suele ser el peor de los castigos.

Y de esa maravillosa obra ya nada se sabe en el día de las ánimas, de los fantasmas y los muertos vivientes. Y es que Don Juan, el nuestro, el de José Zorrilla, alimenta la idea del fantasma, del drama religioso fantástico. El fantasma del comendador a puntito de llevárselo al fuego eterno y el fantasma de Doña Inés, salvadora y redentora que gana su apuesta con Dios consiguiendo así la redención de ambos(pelín empalagosa, diría yo). En definitiva, prefiero el teatro que el deterioro de la imagen de la bruja….. pero de eso y los catolicismos, mejor hablar en otra ocasión

Besitos y orgasmos para los Don Juan y las Doña Inés, para los arquetipos caballerescos y para los paupérrimos narcisistas; pero, sobre todo, para los amantes que saben amar y desamar.

UN VUELO LIGERO

septiembre 23, 2007

Desde que la golondrina ha empezado a montar su equipaje de vuelo (o sea, nada de nada), yo he comenzado a abrir los candados que fijaban mis cadenas, a suprimir pesos innecesarios que ralentizaban mi paso y a eliminar de mi equipaje todo lo que no me aporta algo digno de mención, lo que mantiene en alza mi innecesaria preocupación o lo que, simplemente no me hace feliz.

 

Y me siento ligera, a veces algo triste, pero ante todo ligera. Ya puedo emprender mi vuelo, ya puedo partir hacia caminos que me inspiren curiosidad sin que sienta mi inventado garrote Bill al acecho.

 

La peor de todas es la dependencia mental, la que nos tiene presos de quimeras que no llegan, pendientes de una utópica idea que nos rompe esquemas y nos mantiene en vilo, a la espera y amarrados. Todavía quedan demasiadas personas que, asediados por la futilidad de sus propias vidas, juegan al narcisismo cruel de generar necesidades en otros a los que sienten anodinos, pero que son perfectos, por su carácter fácilmente impresionable, para convertirlos en fieles y sumisos acólitos de su maleficente danza. Uf! Sólo pensarlo crea un nudo energético en mi panza de Sancho taaaaaan, tan marinero que necesito un par de horas, (o minutos o segundos) para deshacerlo.

 

Pero ya pasó, y ahora, con la ligereza como equipaje, comienzo de nuevo a volar. Como siempre. Como quiero. Con quien quiero. Con quien quiera querer y yo quiera.

 

Y entretanto y tanto siempre queda algo hecho jirones. Pero no hay hilo de costura que no pueda remendar, ni tirita que no sane un pequeño corte o gasa que no proteja una gran herida.

 

Cuando ya no queda ni un atisbo de entusiasmo, ni un ápice de emoción, ¿dónde está tu arrebato? Tal vez sea ése el instante en el que hay que echar a volar sin pesos pesados, sin el lastre que impide un movimiento ligero y sinuoso.

 

Feliz vuelo. Feliz viaje

 

Al más puro estilo malenopaulo….

Mi canción del día “Miedo” de M-Clan.

BESITOS Y ORGASMOS VOLADORES