LIMITANDO LÍMITES

diciembre 2, 2008

El mundo de las prohibiciones. Eso es lo que estamos creando y lo que permitimos que otros creen. Aquí la cosa consiste en coartar, limitar hasta el extremo el campo de actuación de los demás, olvidando que esas prohibiciones, creadas para otros al final nos salpicarán devolviéndonos una bofetada de opresión.

Hoy se prefiere prohibir que concienciar, devastando lo que algunos consiguieron en su lucha para que el resto lo disfrutáramos. Hoy nos estamos cargando las libertades de escupir, de pasear por la noche en la playa, o de plantar tu sombrilla por la mañana donde te dé la real gana. Sólo le ruego al cielo que no siente precedente este lamentable pavoneo de autocracia y sean muchas las playas en las que pernoctar una noche de verano para contemplar las estrellas, besar a tu amante-pareja-marido-ligue, o llorar por cualquiera de las desgracias que la vida te devuelve…..y qué coño! para hacer lo que te plazca y que no haga daño a nadie, que la mamatierra es de todos, no de un alcalde ni de un ayuntamiento…

Todo se multa, todo tiene sanción….

….Al octavo día el hombre creó un mundo lleno de límites…31

Y es que mientras nos tengan preocupados y ocupados en sortear los avatares de la tinta sobre la multa, no seremos nosotros los que nos preocupemos en escribir nuestras palabras con nuestra tinta en nuestro propio papel. Se nos despista con una bruma de preocupaciones anti-natura que nos mantiene subyugados a un mundo en el que el reloj apremia, las leyes aprietan y el miedo genera una nebulosa que atufa a neonacismo. Estas nuevas dictaduras van cerrando nuestros cercos suavemente, poco a poco, sin que apenas podamos percibirlo. Unas cámaras por aquí, una zona azul por allá, una multita por acá y ¡¡¡todos controlados!!!

Me extraña que asintamos sin decir nada, me sofoca que los niños pequeños y a los que todavía nos queda algo de niños mayores no podamos jugar a la pelota en la playa (Benidorm no verá mi culo sentado en su arena) y me irrita el silencio, la asertividad escasea y más parecemos cabezas de muñeco de un ventrílocuo que seres con cerebro y libertad de pensamiento (porque esa sí es una libertad inherente a nuestro kokote y, de momento, eso no lo coarta ni el mismísimo hitler). Me sorprende que ni tan siquiera en mis círculos más próximos se haya hablado de lo que estamos escuchando o leyendo en los noticieros, que llegue a verse como algo normal que te multen por un escupitajo en el suelo ¡¡¡¡Que somos humanos señores!!!! O es que acaso pretenden crear una raza aria en la que lo natural sea no tener flemas en la garganta y, si se tienen, tragárselas para no herir la sensibilidad de la moda glamourosa a pesar de que con eso dañemos nuestros estómagos. Se juega a comandar el comportamiento humano, se juega al control absoluto porque el resto produce miedo. Y esa es la conclusión: EL PUTO MIEDO, el peor enemigo que se ha inventado el hombre, la peor cadena a la que se aferra y que tanto mal le genera.

Hay quien teme que pensemos, porque seguramente llegaríamos a la conclusión de producir cambios, ¡¡y eso destronaría a muchos de sus acomodadas posiciones y sus posturas acomodaticias!! Así pues nos contienen en la medida que les es posible y que nosotros les dejamos, porque no nos olvidemos: En última instancia, es el pueblo el que produce el cambio. Aunque para ello, primero tengamos que movilizar algo de la moralina que nos sembraron en el cerebelo y que ha florecido en nuestras neuronas.

En el siglo XXI la dictadura viene vestida con papel de multa. Seguimos en manos de una tiranía avasalladora, intolerante y abusiva que nos va castrando suave y levemente y sin que algunos quieran darse cuenta.

Otros, por suerte, queremos darnos cuenta. ¿no es cierto?

Queremos romper cadenas

Besos y orgasmos revoltosos

Anuncios

4 comentarios to “LIMITANDO LÍMITES”

  1. malena Says:

    Hola tesoro…

    Yo multaría a los multadores…
    Hay multas que me parecen necesarias (no de las que tú hablas aquí… de verdad multan por escupir???) y otras, parecen sacadas de una conversación de “colocaos”…
    Lo fuerte del tema es que crezcan, a medida que al multador se le va apremieando por ello, de eso sí que he oído, o sea, se convierten en una comisión extra para pagar los excesos de la cuenta, a final de mes, engordando la nómina… terrible…
    Mi culo no se sienta en Benidorm por odiar las masas playeras y por todo lo que estar ahí en medio conlleva…
    La tierra es de todos pero, a veces, somos nosotros mismos, con esa máxima libertaria los que, a la postre, acabamos aprovechándonos en detriemento del que llegará después, y también tiene derecho, y tanto es suyo como nuestro…
    Una contradicción, al final se acaba uno agarrando a sus propios intereses, y de ahí no se quiere apear sin su trocito vital…

    Te echo de menos, bombón…

    Besicos.

  2. Magüi Says:

    Pues mis posaderas tampoco tocaran la arena de Benidorm, entre otras cosas porque no hay pelotismo… ji,ji.

    Es importante como dices ver los límites que nos castran, tomar consciencia de lo que nos oprime cual nuez en la garganta, cual navaja que corta alas, cual cadenas de acero que inmovilizan nuestros libres y juguetones pies… Así andamos desde hace cientos de lustros; encadenados, sobreviviendo (que no viviendo), zombies, autómatas, invisibles… Sólo viendo la soga se puede desatar el córdel.

    Hemos olvidado quiénes somos y qué suelo pisamos, hemos olvidado cómo amar y qué es eso de ser amado, hemos olvidado qué es lo sano y hoy lo enfermo es la norma. Nos parece lógico que un tío de uniforme venga a jodernos el día, nos parece lógico ver a un méndigo y no mirarle a los ojos mientras le lanzas la moneda (si esque se la lanzamos)… Estamos locos, feamente locos. Yo la primera.

    Pero estamos en el camino Nalita, en busca de la libertad, en busca de la miguita de pan que dejó el último ser humano que supo amar, verdaderamente amar (sin un resquicio de ego, todo luz, todo magia eterna), y yo la voy a encontrar y voy a hablar con él, y le voy a preguntar cómo se hace… y voy a tomar nota.

    Sigue contándonos qué límites limitar.

    Un abrazo libre, libre de vestiduras, libre como el mísmisimo AMOR.

  3. Magüi Says:

    Hoy, precisamente hoy, recibí por fin un email con la carta que un jefe indio escribió al presidente de los E.E.U.U Franklin Pierce en 1854, la leí hace años, y hace años que la busco, hoy (una amiga del alma) buceó y la encontró. Esto sólo es un estracto, pero tan maravilloso, tan maravilloso…. Quería compartirlo.

    “El blanco Trata a su madre, la tierra, y a su hermano el firmamento como objetos que se compran, se explotan y se venden como ovejas o cuentas de colores. Su apetito devorará la tierra dejando atrás sólo un desierto.

    No sé, pero nuestro modo de vida es diferente al de Uds. La sola vista de sus ciudades apena los ojos del piel roja. Pero quizá sea porque el piel roja es un salvaje y no comprende nada.

    No existe un lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ni hay sitio donde escuchar cómo se abren las hojas de los árboles en primavera o cómo aletean los insectos. Pero quizá también esto debe ser porque soy un salvaje que no comprende nada. El ruido sólo parece insultar nuestros oídos. Y, después de todo ¿para qué sirve la vida si el hombre no puede escuchar el grito solitario del chotacabras ni las discusiones nocturnas de las ranas al borde de un estanque?

    Soy un piel roja y nada entiendo. Nosotros preferimos el suave susurro del viento sobre la superficie de un estanque, así como el olor de ese mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado con aromas de pinos.

    El aire tiene un valor inestimable para el piel roja, ya que todos los seres comparten un mismo aliento, la bestia, el árbol, el hombre, todos respiramos el mismo aire. El hombre blanco no parece consciente del aire que respira; como un moribundo que agoniza durante muchos días es insensible al hedor…”

    Ufffffffffffffffff, la leo y se estrujan mis ojos hasta llorar…


  4. Querida Golondrina:

    Me cuesta admitirlo, pero creo que tienes razón: hay demasiadas prohibiciones en este mundo.

    Hoy más que nunca me doy cuenta de que hay una palabra que define todo, y es el RESPETO (hacia lo que yo llamo tu “zona de influencia”), y hay a su vez un derecho necesario para todos, del que nace el respeto, que es la EDUCACIÓN. Sin esta última no puede haber respeto, sencillamente porque para respetar, primero hay que saber qué coño significa esa palabra, se sepa escribir o no.

    Muchas veces me pongo a comparar las diferencias del país que me ha tocado vivir, con el país donde he pasado casi toda mi vida, y la verdad, no hay muchas diferencias, si se ve desde un punto de vista general. A nivel de “calle” las diferencias son abismales, pero visto desde “arriba”, todo es lo mismo.

    Los políticos, y los que no lo son, se aprovechan de las prohibiciones, y cada vez hay más, primero por ahorrarse unos euritos en Educar, prevenir y/o corregir, y segundo, porque las arcas del Estado se pueden ver beneficiadas con un nuevo tipo de “multa”, o sea, de recaudación. ¡Y no corren buenos tiempos para perder la oportunidad de recaudar! Ya se sabe que cuanto antes tengamos el dinero en el bolsillo, mejor que mejor. Es como la historia que nos han contado siempre de los prehistóricos: cuando dejaron de cazar para comer, y decidieron criar, o cultivar, cambió la humanidad, y nos hicimos más civilizados. Ahora parece que eso se ha olvidado, y hemos dejado de pensar en el más allá (entendido como el futuro cercano), para pensar en el hoy, sin saber las consecuencias a las que nos llevará todo esto.

    En países subdesarrollados, como por ejemplo donde me ha tocado vivir desde hace poco más de un año, se ve claramente cómo manteniendo al pueblo inculto, se le puede someter mucho más fácilmente. Y de esto no solo salen beneficiados los políticos, sino también los demás poderosos (los montados en el dólar), que no pierden sus privilegios, sino que al contrario, los van aumentando. Aquí existe lo que yo llamo la “esclavitud moderna”, una mayoría sometida a las reglas de una minoría. Y se ve cada día, en cada restaurante, en cada oficina, en cada tienda, … En definitiva, en cada rincón del país.

    Una vez te dije que, las normas en cuanto a las drogas que se impusieron en Holanda (libre consumo), serían impensables a corto plazo en España, simplemente porque educacionalmente estamos a años luz de muchos países como Holanda o Suiza, por lo menos desde el punto de vista de respeto a los demás. Y no hablo de la educación con pupitres, mesas y pizarras. Es algo más profundo.

    Es tan difícil saber cuál es la solución a todo lo que está sucediendo, que no nos pondríamos de acuerdo nunca a la primera. Quizás por eso no se intenta, porque es un problema muy difícil de atajar, y no se quiere perder el tiempo en eso: “Si yo me puedo enriquecer en 10-15 años, ¿para qué perder el tiempo en intentar arreglar lo que a mi me va bien? Que lo arreglen aquellos a los que le va mal”. Así deben pensar algunos, o muchos, según se mire.

    “Tiempo”, tan poco algunas veces, demasiado otras. Pero al fin y al cabo, es lo primero que deberíamos recuperar: tiempo para pensar; para recapacitar; para indagar en las causas y en las consecuencias de nuestros actos; para tratar de entender lo que está sucediendo, y dejar de poner parches, y comenzar una carretera nueva, que dure mucho más sin que se estropee al poco tiempo. Otra vez el tiempo…

    Si tuviéramos tiempo paras pensar, muchos problemas ya tendrían solución.

    Besos y… tiempo para poder disfrutarlos!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: